Es urgente la distribución y ejecución de los fondos asignados por el Congreso a la agricultura familiar campesina

Conferencia de Prensa
Conferencia de Prensa
Conferencia de Prensa CCDA del 13 de agosto de 2020.

Los campesinos, las campesinas, productores y productoras nos desarrollamos en condiciones que perpetúan una sociedad desigual presentada como progreso y globalización a causa de un sistema capitalista que se aprovecha de una clase trabajadora y empobrecida. Esto no es diferente en Guatemala un país donde el 70% de los alimentos es producidos por la Agricultura Familiar en un espacio menor a 1 manzana (MAGA, 2014), ocupamos el 38% de la Población económicamente activa, aproximadamente 1,300,000 familias que dependen de la agricultura, aportando el 49% al Producto Interno Bruto (PIB).  Aunado a esto, la distribución de la tierra y los recursos productivos como el agua y los bosques representan solo un 25% para la Agricultura Familiar, y un 75% para el modelo Agroexportador que no solo saquea, despoja, criminaliza y reprime a las comunidades, sino además las empobrece, vulnera sus derechos y atenta contra la conservación de los mismos consecuencia de una visión de un modelo económico basado en la extracción y  el aprovechamiento de los recursos naturales los cuales no son sostenibles y mucho menos sustentables.

En este contexto las y los campesinos nos organizamos en el Comité Campesino del Altiplano -CCDA- con base organizativa en 20 departamentos del país, a través de los programas y acciones desarrollamos tres líneas estratégicas: Luchas reivindicativas, participación política activa y una alternativa económico productiva. Esta última desarrollada desde hace más de 20 años, enfocándose principalmente en el Fomento de la Agricultura Familiar Campesina y la Dinamización de la Economía Familiar Campesina, a través de la implementación de sistemas agroalimentarios y cadenas de valor, las cuales han aportado a la sobrevivencia y desarrollo de familias rurales, indígenas y campesinas que históricamente han sido empobrecidas y excluidas de políticas públicas que no representan a los sectores con necesidades básicas no cubiertas por el Estado.

A pesar de un Estado que favorece a las élites y margina sus raíces y su historia, las comunidades y pueblos originarios han encontrado formas de responder a las crisis por medio de la resiliencia comunitaria. Una de estas acciones durante la crisis de Salud Global ocasionada por el COVID-19 frente a la ausencia de atención estatal clara e inmediata, el CCDA presentó el 22 de abril, la propuesta de Implementación de la Agricultura Familiar Campesina en 12 departamentos, presentada con el apoyo del Diputado Aldo Dávila ante el Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación, de la cual obtuvimos respuesta hasta el 30 de junio. Durante este lapso el CCDA desarrolló actividades directas con las bases organizadas, aportando un aproximado de 140 mil pilones de 9 variedades de hortalizas, aves de corral, transformación de insumos para aportar a la nutrición en la producción de granos básicos, aporte de 45 mil árboles para reforestación, acompañamiento y asistencia técnica principalmente en el Protocolo de Bioseguridad. Además de una atención inmediata de dotación de kits alimentarios para las familias más vulnerables, entre otras actividades para apoyar y no abandonar a las comunidades alrededor del país durante esta crisis sanitaria y alimentaria, por lo anterior estamos sumamente preocupados en lo siguiente:

  • El CCDA es una organización la cual tiene acercamientos reales con las comunidades y grupos de campesinos indígenas dedicados a la agricultura familiar campesina ABANDONADOS HISTÓRICAMENTE POR EL ESTADO.
  • Somos consecuentes y claros en los objetivos de apoyar a las familias empobrecidas y marginadas de manera sistemática por este Estado guatemalteco DE MANERA INTENCIONAL.
  • La baja/nula ejecución de presupuesto estatal para la atención a la emergencia Covid-19 principalmente del MAGA, habiendo miles de familias en condiciones de sobrevivencia.

Por lo anterior exigimos:

  • Distribución y Ejecución inmediata de los fondos asignados por el Congreso a los programas y proyectos productivos que fortalezcan la agricultura familiar campesina y la producción de alimentos para paliar la crisis alimentaria que estamos enfrentando en el campo.
  • Transparencia en relación con el proceso de selección de beneficiarios de los proyectos productivos.
  • Tomar en cuenta la solicitud realizada con tiempo para el desarrollo de proyectos productivos.

En Guatemala Crece y se fortalece una esperanza

COMITÉ CAMPESINO DEL ALTIPLANO CCDA.

San Lucas Tolimán, Sololá, Guatemala 13 de agosto del 2020.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *